DELFINA PIGNATIELLO LA NADADORA RECORD CON SOLO 17 AÑOS

Delfina Pignatiello fue al Mundial Juvenil de natación a lograr lo que se propuso. Y en Indianápolis hizo historia grande, porque ayer se consagró bicampeona, al ganar los 1.500 metros libre con récord argentino y de campeonato.

Calu”, como llaman sus amigas a la piba de 17 años, se había consagrado campeona mundial juvenil el jueves, cuando se subió a lo alto del podio de los 800 metros libre. La medalla de oro que atesorará por siempre vino con tres récords bajo sus brazadas. Es que los 8m25s22 que la llevaron a la victoria se convirtieron en récord de campeonato, récord sudamericano absoluto y récord argentino. Una locura. Pero ella fue por más y vaya si lo obtuvo.

Historia pura: Pignatiello, bicampeona mundial juvenil

Delfina Pignatiello posa con su medalla de oro en los 800 metros libre del Mundial Juvenil de natación.FOTO: CADDA

En la noche del sábado, en la ciudad estadounidense donde el básquetbol argentino supo hacer historia grande en el Mundial de 2002, Delfina volvió a quebrar otro récord nacional (también suyo) y se consagró subcampeona mundial juvenil de los 400 metros libre con un tiempo de 4m08s33, por lo que bajó en 1s64 su plusmarca argentina.

Un oro, una plata y… este domingo abrió la jornada de finales con una actuación memorable para llegar al trío de medallas en los 1.500 metros libre. Llegó a la definición con un antecedente de 16m16s92, el tercer mejor tiempo entre las ocho que irían por el oro. Pero lo que hizo superó las expectativas.

Pignatiello dominó la prueba de principio a fin y aumentó la distancia con sus rivales hasta ganar con 15m59s51, nuevo récord de campeonato mundial juvenil, ya que destruyó el que la italiana Simona Quadarella poseía desde 2015 con 16m05s61. Obviamente, semejante registro la convirtió en la nueva dueña del récord argentino, quebrando los 16m13s84 de la cordobesa Cecilia Biagioli. Un detalle del logro de Delfina es que la húngara Ajna Kesely la escoltó… ¡a 16s17

En los 800 libre también había sido amplia dominadora y había encendido el festejo de la hinchada argentina en el natatorio por lo menos 100 metros antes del final. Y en los 400 libre escoltó desde el segundo “largo” a la húngara para llegar apenas 1s61 después. Su felicidad no sabe de metales cuando de medallas colgadas en el cuello se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 17 =