LA COMMODORE 64 CUMPLE 35 AÑOS

Junto con la TI 99/4A definió la llegada de las computadoras a las casas. Pero la Commodore 64 fue más allá. Y marcó tendencia inmediatamente por su bajo costo, tras ser presentada en la CES de 1982, y llegar al mercado en agosto de ese año, es decir, hace 35 años. Esta computadora permitía tener entretenimiento de punta en el living de las casas, algo impensado para un planeta que recién daba los primeros pasos en el mundo digital, y que hasta entonces sólo conocía a la consola Atari (que prepara un regreso para los 40 años de la mítica 2600). Se fabricó hasta 1994, y en ese período acumuló casi 17 millones de equipos vendidos, una cifra monumental para la época.

La Commodore 64 fue presentada a principios de 1982 y salió a la venta en agosto de ese año
La Commodore 64 fue presentada a principios de 1982 y salió a la venta en agosto de ese año. Foto: Gentileza Diego Chiacchio

Diego Chiacchio, coleccionista de computadoras, creador del sitio HomeComputer.com.ar y co-fundador de la comunidad de coleccionistas retrocomputacion.com, recuerda que “cada Commodore tenía un costo de producción muy bajo. Además de los 64 Kb de memoria y del microprocesador 6510 (que era un MOS 6502 modificado) corriendo a 1 MHz de velocidad, la C64 ofrecía prestaciones en gráficos y sonido iguales o superiores a las de máquinas cinco veces más caras. Pesaba 1,8 kilos y hoy tiene el récord Guinness como la computadora personal más famosa de la historia”. Además, Diego recuerda las palabras del ingeniero de producción de la máquina, David A. Ziembicki, que afirmaba: “durante la presentación en la feria de tecnología se podía ver al pabellón repleto de técnicos de Apple y Atari con la boca abierta preguntándose: ¿Cómo hacen esto a ese precio?”

Todo el hardware de la computadora queda debajo del teclado, que tiene los puertos en la parte trasera
Todo el hardware de la computadora queda debajo del teclado, que tiene los puertos en la parte trasera. Foto: Gentileza Diego Chiacchio

LOAD “*”,8,1

Pablo Roldán, administador de retrocomputacion.com, cuenta que al diseñar la C64 los ingenieros de Commodore estudiaron los productos de la competencia (Atari, Apple y Texas Instruments, entre otros) y optaron por una nueva computadora con la mayor cantidad de características deseables del momento que pudiera incluir su presupuesto. “El resultado no fue una computadora revolucionaria, pero sí una que se destacaba sobre la competencia por sus buenas características a un bajo precio”, que inicialmente era de 595 dólares.

Además, Pablo cuenta que su llegada a la masividad fue un punto de partida para el desarrollo del entretenimiento: “Fue el primer contacto de muchos con un sistema operativo gráfico (GEOS, introducido en 1986) y en lo que a videojuegos refiere, el motor para aventuras gráficas SCUMM fue desarrollado originalmente para C64 y luego fue usado en gran parte por Lucasarts hasta 1998. Simcity comenzó su vida en la Commodore 64, como así también el primer álbum musical interactivo fue una edición especial de Tubular Bells de Mike Olfield, lanzado en 1986 para la C64″. Es que una de las principales características era el sintetizador de sonido, muy avanzado para la época.

Una diskettera 1541; los diskettes son de 5,25 pulgadas
Una diskettera 1541; los diskettes son de 5,25 pulgadas. Foto: Gentileza Diego Chiacchio

390 australes

A fines de 1984 y principios de 1985 se comenzaron a ver estos equipos en la Argentina de la mano de importadores y de la marca Drean, que obtuvo la licencia para ensamblarlas de manera nacional. “La C64, fue rápidamente aceptada por miles de usuarios. La máquina se podía conseguir por unos 390 australes, que era un precio muy similar en dólares debido a la casi paridad de ambas monedas en esa época”, afirma Chiacchio.

Drean llegó a fabricar 10.000 Commodore al mes a mediados de 1986, según un estudio del historiador Guido de Caso publicado en la Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad; para muchos cuarentones argentinos, el LOAD “*”,8,1 trae recuerdos de una niñez frente a televisores de tubo, el teclado mecánico y la paciencia que había que tener para esperar que se cargaran los programas.

La Commodore 64 se vendió en la Argentina de la mano de Drean
La Commodore 64 se vendió en la Argentina de la mano de Drean. Foto: Gentileza Diego Chiacchio

Hoy, la Commodore 64 no sólo es un artículo de museo o de colección, sino que su gran comunidad de fanáticos siguen extendiendo su uso: “Es posiblemente la máquina de 8 bits de culto más importante, una computadora que aún vive y brilla en miles de hogares de todo el mundo. Por fortuna, existe una gran comunidad que mantiene viva la plataforma desarrollando software y hardware con proyectos como una interfaz para conectar la guitarra de Guitar Hero, una placa de red Ethernet para conectar la C64 a Internet, un sistema operativo avanzado, un módulo sintetizador de voz y hasta un cliente para Twitter”, concluye Diego.

Dos joysticks, para los juegos de la Commodore 64
Dos joysticks, para los juegos de la Commodore 64. Foto: Gentileza Diego Chiacchio

La Commodore 64 sirvió de base para la Commodore 128 (de 1985) y, más tarde, la Amiga, una línea de equipos que intentó competir con el mundo PC de IBM, aunque a otro precio y con un grado de sofisticación mucho mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =